MENÚ DE IDIOMAS

  • Vino > 
  • Historia


Por Alava pasaron muchas gentes y pueblos de las procedencias más dispares y las culturas más distintas. Uno de ellos trajo el milagro de la vid, para poner una nota de civilidad sobre arquitecturas excesivamente castrenses. Como tal, llegan hasta la Edad Media.
Mientras, en el subsuelo urbano se conforman bodegas y "cuevas" familiares, donde el hombre del Medievo amontona cosechas de vino y hasta deja probables refugios para los cuarteles generales de los últimos invasores.
Todos los cascos antiguos y las estrechas calles, de casas blasonadas, con pórticos y arcos, están abiertos a la sorpresa de unas puertas por donde se sale al campo y a los míticos viñedos de Rioja Alavesa, situados en pagos de privilegio en cuanto a calidad de uva y su maduración se refiere.

Del siglo XI al XIV, en La Rioja se cultivaban predominantemente cereales, olivo y por supuesto, vid. Tanto es así que en 1.324 el rey Don Sancho, para frenar la competencia, prohíbe la entrada de vinos navarros en Castilla ( y así será hasta su anulación por parte de los reyes Católicos en 1.479).
Los vinos de Rioja Alavesa fueron origen de conflictos y revueltas. En 1.585 los viñedos de Laguardia y Samaniego fueron invadidos por una plaga de gusanos. Hubo que conjurarlos y exorcizarlos conforme a todos los rituales. Pero, naturalmente, el pueblo se dividió en dos bandos, unos partidarios de un fraile lego y otros que sostenían que en Laguardia había sacerdotes de morigeradas costumbres, mucho más doctos en imperaciones que el lego laureado en conjuros. El agua de San Gregorio Ostiense, fallecido en Logroño en 1.044 parece que acabó por imponerse en los viñedos de Laguardia cada vez que había epidemia en frutales y campos.

Foto de copas con tres variedades de vino Copas con variedades de vino

El proceso biológico de vides y vinos, tenía, durante los siglos XV y XVI, numerosas implicaciones religiosas en las que se fundamentaban conjuros y exorcismos, imprecaciones y tabúes, generalmente desarrollados a puro hisopazo. Samaniego, Leza, Lapuebla de Labarca, Lanciego, Elciego y sobre todo Labastida y Laguardia, ven, por los años de la Ilustración, como crecen sus viñedos y se enriquecen algunos de sus hijos.

El Santuario de Nuestra Señora de los Angeles del Toloño, las ermitas de Nuestra Señora de la Plaza, san Cristóbal, Santa María de los Reyes, Berberana, Peciña, etc. eran como joyas religiosas que ponían su contrastada elegancia sobre un paisaje de vides, cereales y productos hortícolas.

Foto de una botella de vino y una copa Botella con denominación

No es extraño por tanto que un Eclesiástico ilustre de la Rioja Alavesa estuviera durante toda la vendimia de 1.786 en el Medoc para instruirse y aclimatar los métodos bordeleses a su rincón nativo.
Estamos citando la figura, mítica y casi ignorada, de Don Manuel Quintano y Quintano, eclesiástico nacido y bautizado en Labastida el 2 de Enero de 1.756 y pionero en la introducción de métodos bordeleses por tierras de Rioja Alavesa.
En Julio de 1.787 retornan las preocupaciones enológicas alavesas. El éxito corona las experiencias de don Manuel Esteban Quintano y Quintano. A partir de él deja de ser axioma irrefutable el que no se pueden criar ni envejecer los vinos de Rioja Alavesa.
En 1.795 el navío " La Natividad " embarca en el puerto de Santander 605 cántaras de vino alavés en 10 toneles y 1.050 botellas, recubiertas de paja, depositadas en viejas barricas de manzano rodeadas con cellos vegetales. La Habana y Veracruz están ya en la ruta de bastantes viajes con barricas de Labastida que llegan en perfecto estado. El siglo XIV abre para don Manuel Quintano perspectivas brillantes; alcanza la dignidad de Deán de la catedral de Burgos...(1.800 toma posesión del cargo)
Selección de variedades, limpieza absoluta, mejores cuidados de viñedo, separación de raspones en vendimia, utilización racional de la prensa, desinfección y preparación de la barrica, rellenos, trasiegas, bombeos y filtrados traídos por don Manuel Quintano y Quintano desde Burdeos facilitaron el advenimiento de una calidad enológica que hoy nadie discute.

Factores de calidad en el buen vino de Rioja Alavesa.

Suelos

La D.O.C. Rioja apoya sus viñedos sobre siete tipos de suelos diferentes. Tres de ellos se extiende sobre superficies importantes:

  • Arcillo calcáreo: de color ocre.
  • Arcillo ferroso: de color granate.
  • Aluvial: de color grisáceo, de piedras o negruzco.
Foto de una bodega con barricas Bodega con barricas

El suelo arcillo-calcáreo es el que hace posible los vinos de mejor calidad, ya que les confiere un aroma delicado y un paladar muy suave. El 95% del viñedo de Rioja Alavesa se apoya en estos suelos.
Este tipo de terreno implica un trabajo complicado ya que en el subsuelo se presenta como un emparedado de roca arenisco-caliza y de tierra algo arcillosa. Además, la roca es horizontal, lo que impide configurar parcelas grandes.
El carácter arcilloso amortigua las lluvias tardías, durante el periodo de maduración, lo que evita que pase fácilmente el agua a la uva. Los granos maduran así con un tamaño menor, que es síntoma de calidad
Esta sinuosa orografía de Rioja Alavesa impidió a finales del siglo XIX el paso del ferrocarril por la comarca. Esta aparente desventaja justifica hoy la existencia de una zona relativamente recóndita con unas unidades vitivinícolas peculiares de estructura familiar.

Clima

Es un clima peculiar, favorable a la vid por dos razones: el régimen de vientos y la orientación de las viñas.
En verano, hay vientos húmedos de norte a sur que penetran en Rioja Alavesa y Rioja Alta. Estos vientos húmedos originan algunas precipitaciones en Julio y en Agosto que son beneficiosos para la calidad.
Por otro lado, las viñas de Rioja Alavesa, se disponen en una pendiente orientada al sur, un "carasol", según el habla de los viticultores, lo que implica una uva de categoría superior.

Variedades de uva

La Denominación de Origen Calificada Rioja permite siete variedades.

  • Tintas: Tempranillo, Garnacha, Graciano y Mazuelo.
  • Blancas: Viura, Malvasía y Garnacha blanca.

El buen tinto es de Tempranillo, el buen Rosado es de Garnacha tinta y el buen blanco de Viura. La Tempranillo y la Graciano son autóctonas de Rioja; el resto son de área mediterránea, pero perfectamente aclimatadas a esta zona.
El vino tinto de Rioja Alavesa se apoya en un 97% en la Tempranillo.

El hombre

Las regiones vitivinícolas que han llegado a nosotros consolidadas lo han logrado tanto por los factores naturales como por la actitud de sus gentes. Hay buenos ejemplos:

  • Sentido crítico: El fabulista Samaniego, de Rioja Alavesa, es un buen exponente de la necesidad de cuestionarse en cada momento la situación y la trayectoria de los viticultores.
  • Fidelidad y progreso: Los hermanos Quintano de Labastida, a finales de siglo XVIII asociaron a la tradición vitícola de Labastida, la moderna Enología de Burdeos.
  • Método: El Marqués de Riscal se estableció en Elciego para hacer vinos tintos de calidad después de estudiar científicamente los suelos, los microclimas y las vides de Rioja.

La técnica actual para hacer el vino de Rioja Alavesa es un compendio del sentido intelectual que lleva a conectar unas raíces con un mercado, sin traicionar el sentido de una tierra.

Tipos de vino

Hoy en Rioja Alavesa se hacen dos modelos de vino tinto: tinto de año y tinto de crianza

  • Tinto de año. Desde hace siglos el cosechero de Rioja Alavesa sigue este proceso: echan los racimos enteros de una tinta en los lagos ( envases abiertos de aproximadamente 3 metros de largo, 3 metros de ancho y 3 de alto) donde la uva se asfixia y fermenta produciendo un porcentaje de alcohol. Después lo pasan a unas cubas donde concluye la fermentación. Con este sistema se obtienen vinos suaves y aromáticos, adecuados para consumir como vino de año.
    Hasta finales del siglo XVIII la totalidad del vino tinto de Rioja Alavesa se hacía así. Hoy representa en torno a un 25 % y centrado principalmente en la elaboración de vinos jóvenes.
    Este método se conoce por diversos nombres: vino de cosechero, vino de maceración carbónica, vino de uva entera, vino fermentado en lago, vino de fermentación intracelular...
  • Tinto de crianza. A finales del siglo XVIII, los hermanos Quintano se dieron cuenta de que el vino de cosechero era difícil de conservar y se plantearon vinificar por el sistema bordelés, que consiste en romper la uva y retirar el raspón. Este método produce un vino joven menos aromático y un poco más áspero pero que, con la intervención de la barrica y de la botella al cabo del tiempo, se suaviza y aumenta el valor.
    Este sistema se conoce por: despalillado, sistema bordelés, fermentación de uva rota, fermentación de desgranado, fermentación de estrujado...

En resumen:

  • El vino tinto de cosechero, primero se extrae color en segundo lugar fermenta.
  • El vino tinto elaborado por el sistema bordelés, primero fermenta y luego se extrae el color.

INFORMACIÓN PIE DE PÁGINA

Ayuntamiento de Labastida   2010 Labastida-Bastida - Plaza De la Paz 1 - 01330 - Teléfono: 945 331 818 - Fax: 945 331 516SpiralDiseño y desarrollo web: Spiral Multimedia Servicios. Este enlace abre una nueva ventana

LOGOS DE ACCESIBILIDAD

Nivel doble-A de conformidad. Pautas W3C-WAI 1.0 para contenido web accesible. Este enlace abre una nueva ventana ¡CSS válido! Este enlace abre una nueva ventana ¡XHTML 1.0 válido! Este enlace abre una nueva ventana mapa web accesibilidad aviso legal